FLORENCE NIGHTINGALE

“La Enfermería es un arte y si se pretende que sea un arte, requiere de una devoción tan exclusiva, una preparación tan dura, como el trabajo de un pintor o de un escultor, pero ¿cómo puede compararse la tela muerta o el frío mármol con el tener que trabajar con el cuerpo vivo, el templo del espíritu de Dios? Es una de las Bellas Artes; casi diría, la más bella de todas las Bellas Artes”.

INTRODUCCIÓN CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN EL COLEGIO

jueves, 13 de septiembre de 2012

Después de bastante tiempo sin hacer un post para mi blog, ahora me dispongo a publicar uno nuevo que espero os resulte interesante. 

Como se acerca el cole, nada mejor que hacer una introducción sobre esos CUIDADOS DE ENFERMERÍA en la higiene escolar. Hoy haré una introducción de ello, a lo largo del mes iremos desarrollando los distintos cuidados. 
El que los niños adquieran actitudes y hábitos adecuados en relación a la higiene personal, así como del entorno, es un clásico dentro de las ACTUACIONES DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD que se realizan en los centros docentes, sobre todo con los más pequeños.


La familia juega un papel fundamental en la adquisición de estos hábitos. El niño tiende a hacer aquello que ve, aunque en el colegio se hable sobre higiene y se tenga establecida una serie de hábitos, difícilmente llegarán a formar parte de su estilo de vida si sus padres con su actitud y comportamiento no contribuyen a ello. 


Es muy importante que el niño disponga de todos los útiles necesarios para su aseo: jabón, papel higénico, cepillo de dientes, peine, toalla... 

Los padres y  educadores se encuentran con frecuencia con el problema de que los niños no quieren lavarse. 


Hay que abandonar posiciones moralistas, en las que la limpieza es buena y la suciedad es mala, es necesario insistir en la higiene del entorno y el aseo personal como fuente de bienestar y vivencias agradables. Lavarse no es un deber ingrato impuesto, sino algo que puede hacer que el niño/a se sienta a gusto. No martillear al niño/a con conductas aconsejables, se debe dejar que el niño experimente por sí mismo las diversas sensaciones, ensuiciarse puede ser agradable y lavarse luego también. La limpieza no debe ser una obsesión ni para el profesor ni para los padres, más que decirle al niño que no se ensucie ni ensucie, hay que enseñarle a limpiarse, a mantener el entorno limpio y proporciolarle los medios y el tiempo necesario para ello. 


La higiene es un concepto que va mucho más allá de la limpieza o aseo: comprende otra 
serie de aspectos como el ejercicio físico, la alimentación, el sueno La higiene personal y del entonto son básicas para mejorar la salud. La limpieza aumenta la sensación de binestar personal y facilita el acercamiento de los demás y en consecuencia, las relaciones interpersonales. 


Es importante que los niños aprendan a valorar el hecho de la higiene como medida para el logro de un mayor bienestar personal con los demás. PADRES Y EDUCACDORES tienen un papel fundamental en la adquisición de estos hábitos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada